Fondo azul menú

¡NO ME LO CREO!

Después de varios años de recuperación económica, la inversión en Investigación y Desarrollo sigue perdiendo peso en España. El gasto total (público y privado) en I+D en España en 2016 fue el 1,19% del PIB ¿Son fiables estos datos?

 

Este porcentaje está lejos del 2% de media que tiene la UE28. Y todavía más lejos del objetivo del 3,3% que fija la Comisión Europea en el escenario previsto para el año 2020. Lo malo no es solo lo lejos que estamos, es que llevamos siete años de caídas continuadas. En 2010 el gasto en I+D representaba el 1,35% del PIB, en el 2.015 fue del 1,22% y ahora el 1,19%. Si el análisis lo trasladamos a Comunidades Autónomas, en el caso de las Islas Canarias se sitúa en un 0,47%, ocupando el penúltimo lugar, sólo por delante de las Islas Baleares.

 

Definido un primer escenario de referencia en base a los datos que publica el INE sobre las actividades de I+D en España, para sacar las primeras conclusiones, lanzo una pregunta: ¿son fiables los datos que publica el INE?

 

Yo no voy a hacer un juicio de valor al respecto, pero sí que voy a transcribir una simple frase del artículo de Jacinto Ros “¡Cuidado con las estadísticas! en el que concluye: “…una quinta parte del PIB escapa a la estadística oficial”.

 

Ante esta tesitura, me apresuro a analizar la ingente cantidad de información y “datos oficiales” que se manejan alrededor del ecosistema de la I+D+i en España, y centro mi atención en otros datos que, aunque tampoco se pueden considerar 100% válidos, pueden ser representativos.

 

Me refiero al número de solicitudes de Informes Motivados en base al Real Decreto 1432/2003 de 21 de noviembre, por el que se regula la emisión por el Ministerio de Ciencia y Tecnología (Actual Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades) de informes motivados relativos al cumplimiento de requisitos científicos y tecnológicos, a efectos de la aplicación e interpretación de deducciones fiscales por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica.

 

INE. Estadística sobre Actividades en I+D. Año 2016. Resultados definitivos.

 

En los datos suministrados por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, se detalla que únicamente 52 solicitudes pertenecen a proyectos llevados a cabo en las Islas Canarias. Si nos fijamos en el número de solicitudes llevadas a cabo en la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares, el número asciende a 107 expedientes, es decir, más del doble que en las Islas Canarias, y si nos centramos en las llevadas a cabo en Castilla la Mancha, el número de expedientes supera por tres los números de Canarias.

 

Si siguiera comparando datos “oficiales” y tratando de buscar una relación lógica entre ellos, estoy convencido de que no sería capaz de llegar a ninguna conclusión objetiva, por lo que me voy a tomar la libertad de hacer una valoración personal en base a mis más de 10 años de experiencia en la Gestión de Proyectos de I+D+i, y en los casi dos años de gestión de la I+D+i en las Islas Canarias.

 

El Régimen Económico y Fiscal (REF) de Canarias es diferenciado respecto al régimen tributario español por la condición geográfica respecto de su insularidad y ultraperificidad. Es importante subrayar que este régimen no trata de beneficiar a Canarias, sino de compensar sus más que evidentes desventajas geográficas.

 

Este Régimen especial, permite a las empresas instaladas en las islas disfrutar de unas condiciones fiscales más ventajosas que en el resto del estado español, llámese ZEC, RIC, DIC, IGIC, etc., que no voy a entrar a valorar y desgranar en este texto.

 

 

Lo que sí que es cierto, es que las empresas canarias y sus departamentos fiscales conocen bien estas ventajas, y las han venido aprovechando durante los últimos años, consiguiendo que la tbutación fiscal de estas empresas sea la más baja a nivel europeo, tal y como se muestra en la siguiente ilustración.

 

Quizás por contar con estas ventajas fiscales tan relevantes, no se le ha prestado la atención suficiente a los incentivos fiscales por actividades por I+D+i que existen para las empresas Canarias, los cuales pueden llegar a ser hasta cuatro veces superiores a los de las compañías ubicadas en el resto del territorio español. Los empresarios de las islas basan su estrategia fiscal en las herramientas fiscales canarias más conocidas, y han dejado en segundo plano otras alternativas, como las deducciones fiscales por actividades de I+D+i.

 

Y por lo tanto, tampoco han prestado atención a las alternativas de monetizar las deducciones fiscales por actividades de I+D+i, o a las bonificaciones de la Cuota de la Seguridad Social, beneficios ambos que no dependen de la cuota líquida a ingresar a Hacienda en el Impuesto de Sociedades, y que por tanto, empresas con bases imponibles reducidas, o negativas, pueden aprovechar.

 

Conscientes de ello, el pasado mes de Octubre del presente año, el Instituto Tecnológico de Canarias organizó unas jornadas de formación a las que asistieron unas cuarenta personas, y de las que pude formar parte junto con la Agencia de Certificación en Innovación Española, S.L. (ACIE), para hablar sobre los incentivos con los que pueden contar las empresas canarias que lleven a cabo actividades de I+D+i.

 

En ambas jornadas, pude constatar que hay muchas empresas canarias que llevan a cabo actividades de I+D+i y que por desconocimiento, o por falta de un asesoramiento más experimentado, nunca han aprovechado los incentivos fiscales que estas actividades pueden generar a las empresas.

 

Porque permitidme que concluya diciendo que, por muchos datos que analice, y todos ellos desprendan que las empresas canarias están a la cola en la lista de de las Comunidades Autónomas que más innovan, yo… ¡NO ME LO CREO!

 

Eduardo García de la Santa Pérez
Gestión de Proyectos de I+D+i. INCOTEC

 
 
 
 
 
 
 

Logos al pie

“La Red CIDE es una iniciativa de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, impulsada a través de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI), y cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, con una tasa de cofinanciación del 85% en el marco del Programa Operativo FEDER Canarias 2014-2020